Todos tenemos en mente los casos de éxito de empresas que comenzaron en un garaje o una pequeña habitación y acabaron convirtiéndose en algunos de los negocios más exitosos del mundo. Es el secreto del éxito a largo plazo, pero lograr un crecimiento empresarial sostenible es para una startup, pyme o empresa de cualquier tamaño el desafío más complicado. Alinear todos los factores para lograr convergencia y crecimiento no es fácil. 

Estos son los principales retos a los que nos enfrentamos durante este proceso de crecimiento:

  • La batalla externa se libra con el mercado, los clientes, los competidores, etc. En un primer momento podemos pensar que es aquí donde se enfrentan los mayores desafíos. Sin embargo, las presiones que aparecen en la parte externa del negocio rápidamente repercuten en la parte interna.
  • La batalla interna se libra con los socios, los empleados, los proveedores, etc. El crecimiento aumenta la tensión en los recursos existentes y esto, a su vez, puede crear fricciones entre los diferentes departamentos y empleados. Por lo tanto, es fundamental planear bien el proceso y anticiparse a las complicaciones que puedan surgir. Si no lo hacemos y nos preparamos de forma adecuada, podría tener un impacto negativo y comprometer el futuro de la compañía.

Las cinco claves del crecimiento empresarial sostenible

El entorno y los mercados están en constante evolución. Continuamente aparecen nuevas normativas, modelos de negocio, competidores, tecnologías… Estas son las cinco claves principales para la sostenibilidad empresarial:

  1. El crecimiento requiere capital e inversión.

    Contar con socios estratégicos es una manera de lograr una mejor eficiencia operativa y maximizar los beneficios.

  1. Una visión estratégica a corto, medio y sobre todo largo plazo proporciona un punto de referencia sobre el que enfocar la gestión diaria

    Nunca debe invertirse el orden de las prioridades. Es fundamental establecer una visión de futuro flexible, con un propósito, una dirección y el apoyo de herramientas eficaces para proporcionar resultados inmediatos. Una estrategia de crecimiento ordenado, con objetivos claros, debe ir acompañada de una infraestructura operativa y organizacional que permita llevarla a cabo de manera sostenible y constante.

  1. Conocimiento profundo del mercado.

    Para las startups y pymes la filosofía debe ser “piensa localmente, actúa globalmente”. Porque es muy importante que la empresa conozca su propio mercado y a sus clientes: ¿Qué terminología utilizan? ¿Qué puntos de dolor tienen? ¿Qué información necesitan para la toma de decisiones? Toda esta información debe aplicarse a la mejora del producto, el servicio, el proceso de venta…

  1. Es imprescindible asumir el dinamismo constante.

    Ni el entorno ni los mercados son realidades estáticas, y hay que desarrollar la capacidad de enfrentarse y adaptarse a los desafíos. Así pues, es necesario impulsar y evolucionar el servicio para abrir nuevos mercados. Lo importante es no perder el foco del negocio para poder reconocer y aprovechar las oportunidades.

  1. La cultura empresarial, el ambiente de trabajo y las personas tienen una influencia directa para superar las dificultades que surgen con el crecimiento.

    Por este motivo es importante desarrollar una cultura interna que promueva el compromiso, la motivación y la colaboración del equipo. El liderazgo juega un papel fundamental en el proceso de promover un ambiente dinámico y colaborativo, meritocrático y que ofrezca a la plantilla oportunidades de desarrollo. Contar con el mejor equipo posible es fundamental: rodearse de los mejores es rentable porque sus aportaciones repercuten directamente en la consecución de los objetivos de negocio y consiguen mejoras exponenciales.

En definitiva, crecer no es una opción. La sostenibilidad empresarial y la viabilidad del negocio a largo plazo depende en gran parte del crecimiento de la compañía, especialmente en el caso de las empresas familiares, startups y pymes. 



SOLICITE INFORMACIÓN

Nombre completo

Comentarios