El Consejo de Ministros ha aprobado un nuevo anteproyecto de ley Crea y Crece que tiene como objetivo aligerar las trabas financieras y burocráticas para la constitución de sociedades.

El texto prevé una amplia batería de medidas que se estructuran en tres grandes bloques. Estos son sus objetivos: agilizar la creación de sociedades, apoyar el crecimiento económico y mejorar los instrumentos de financiación necesarios para que las compañías puedan salir adelante.

Hoy vamos a centrarnos en la simplificación que propone el anteproyecto de ley en el proceso de creación de empresas. Estas medidas han sido pensadas para reducir el coste y el tiempo necesario para completarlo.

Se elimina el capital mínimo de 3.000 euros

Este anteproyecto de ley busca afianzar la viabilidad de las compañías y fomentar su crecimiento sostenido en el tiempo. Sobre todo durante los primeros años de vida. 

El anteproyecto prevé eliminar el requisito de aportación de capital mínimo de 3.000 euros para la constitución de una sociedad de responsabilidad limitada (SRL). En su lugar, el procedimiento podrá consolidarse con tan solo un euro de capital funcional. 

En la actualidad para la creación de una empresa de responsabilidad limitada son necesarios 3.000 euros o depositar bienes por el mismo valor. Este es el tipo de sociedad más empleada por los emprendedores. El motivo es que resulta mucho más económica que los 60.000 euros mínimos que exige la creación de una sociedad anónima.

La eliminación del capital mínimo de 3.000 euros supondrá una importante reducción en el coste de creación de empresas. Se prevé que esto suponga un estímulo que promueva la creación de nuevos negocios y permita emplear los recursos liberados en usos alternativos. Además, de esta manera la normativa española se acerca a la de los países de nuestro entorno que tienen regímenes más favorables para el emprendimiento.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la constitución de una sociedad con capital de un euro puede llegar a ser un problema. Si no queda capitalizada en un plazo razonablemente corto de tiempo desde su creación, se podrían generar desequilibrios patrimoniales que pondrían en compromiso a los administradores. Porque la disolución de las sociedades por pérdidas ocurren cuando el patrimonio neto es inferior a la mitad del capital social.

Un proceso de constitución de sociedades 100% digital

Otra novedad del anteproyecto de ley Crea y Crece es que plantea la necesidad de permitir que la creación de empresas se efectúe de forma enteramente digital, a través del Centro de Información y Red de Creación de Empresas (CIRCE). El proceso completo deberá durar como máximo diez días, y en ningún caso será necesario que la persona constituyente se persone físicamente en ninguna instancia. De esta manera se reducen las barreras adinistrativas para la creación de nuevas empresas y se aplica la directiva europea de digitalización que está todavía pendiente de trasposición. Esto permitirá reducir los tiempos de constitución y los costes registrales y notariales.

Cerco a las grandes empresas morosas

El texto del anteproyecto también subraya la necesidad de actuar para combatir el incumplimiento del período máximo de pago entre empresas,  establecido en 60 días. La morosidad entre empresas afecta especialmente a las startups y pymes, que sufren una especial vulnerabilidad ante los posibles problemas de liquidez. 

La ley Crea y Crece propone medidas para incentivar el pago a tiempo. Por ejemplo, que las grandes empresas morosas no puedan recibir subvenciones y queden excluidas de los concursos públicos.

En el área mercantil, Confianz es experta en la constitución de sociedades. Ponte en contacto con nosotros para recibir asesoramiento personalizado para tu empresa.



SOLICITE INFORMACIÓN

Nombre completo

Comentarios