Se calcula que más de la mitad de las operaciones de fusiones y adquisiciones no llegan a satisfacer las expectativas financieras de las partes implicadas. Algunas fuentes sitúan en un 80% el porcentaje de las operaciones fallidas. Esto se explica porque el M&A es una disciplina compleja sujeta a una miríada de variables. Sin embargo, existen algunos motivos relativamente frecuentes que explican gran parte de los fracasos. Los enumeramos en este artículo. 

Razones que explican el fracaso de las fusiones y adquisiciones

Descuidar el factor humano

Demasiado a menudo vemos empresas que se toman las M&A como una actividad exclusivamente racional, financiera y estratégica, dejando completamente de lado todo lo referente a la integración de recursos humanos. En muchos casos consideraciones como el precio y la disponibilidad dominan la selección del objetivo, dejando a un lado temas como la adaptación de la plantilla y el entorno cultural.

Cualquier fusión o adquisición tiene un gran impacto en los individuos que forman parte de las organizaciones. Son un cambio grande y casi siempre repentino que genera incertidumbre y sensación de inseguridad. Para evitar la caída de la moral, la insatisfacción profesional y la aparición del temido estrés es esencial integrar a los miembros de la organización y sus culturas, así como minimizar sus preocupaciones. 

Las empresas que no gestionan bien el cambio desde el punto de vista de los recursos humanos pueden tener que enfrentarse a un aumento del absentismo laboral y a una creciente rotación del personal. Tal vez incluso la salida de perfiles clave dentro del organigrama. Este problema es especialmente grave porque se produce precisamente en el momento en el que la compañía debe generar una mayor productividad y precisa de la máxima implicación y flexibilidad por parte de los empleados.

En este apartado es clave:

  • No subestimar las dificultades que supone la fusión de dos culturas empresariales distintas.
  • Valorar adecuadamente el problema de transferencia de habilidades.
  • Motivar a los empleados.
  • Establecer un reparto de responsabilidades claro.

Pagar más de lo que vale la empresa

A la hora de realizar una inversión en una empresa, es determinante investigar el mercado y hacer una oferta equiparable a las existentes. 

Uno de los errores más frecuentes en la tasación de las operaciones es sobreestimar las sinergias, una equivocación de base que puede comprometer la rentabilidad de la empresa o empresas resultantes. Alcanzar sinergias que multipliquen el valor económico de las empresas es el objetivo final de una operación de M&A. Sin embago, la mera existencia de una sinergia potencial no garantiza que llevar a cabo una fusión o adquisición vaya a desarrollar esta sinergia efectivamente.

Menospreciar la due diligence

Muchas empresas intentan tratar el proceso de la due diligence como un trámite a solventar rápidamente para acelerar la operación. En otros casos, la empresa absorvida puede ser reticente a facilitar toda la información necesaria sobre los elementos clave de su negocio. Este es uno de los motivos principales por los que muchas transacciones se ven frustradas.

Saltarse la creación de un plan estratégico

En cualquier transacción de compraventa es muy importante tener claros algunos puntos: cuáles son los objetivos, qué compañías del mercado son de interés para la empresa compradora, cuáles son los posibles riesgos, cómo de rentable será la empresa resultante de la operación…

No contar con asesores expertos

En un escenario de cambios constantes, contar con el asesoramiento legal de profesionales especializados en M&A puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso al comprar, vender o fusionar una empresa. 

Confianz somos un equipo de especialistas en operaciones de M&A con las habilidades y la experiencia necesarias para agilizar todo el proceso y aprovechar las oportunidades sin perder eficiencia y rigor en el camino. 



SOLICITE INFORMACIÓN

Nombre completo

Comentarios